noticias

Inició proceso de siembra de semillas de papa en Carabobo

Este lunes 13 de febrero en el municipio Bejuma del estado Carabobo se llevó a cabo la siembra de más de 5.700 tubérculos de semillas prebásicas en 3 variedades, Kennebec, Atlantic y María Bonita; esta iniciativa forma parte del proyecto “Ciclo de Escalamiento para la Producción de Semillas de Papa” que desarrolla la Red Socialista de Innovacion Productiva (Proinpa) del estado Mérida, a través de la Corporación para el Desarrollo Científico y Tecnológico (Codecyt), y la Unidad Territorial Fundacite Carabobo (UTC).

La siembra se realizó en más de 2 mil metros cuadrados de tierras del Monasterio Santa María de los Ángeles, de las Carmelitas Descalzas de Chirgua, donde participaron 23 productoras, “se fertilizó, se aplicó fungicidas y herbicidas para proteger las semillas, se instaló parte del sistema de riego y se dieron las instrucciones de cómo mantener el cultivo”, indicó Zoraya Rodríguez, encargada de la subdirección de Programas de Innovación y Desarrollo Endógeno (Spide), de la UTC.

De igual forma, Rodríguez informó que estas productoras carabobeñas trabajarán con un manejo integrado de plagas con el fin de prevenir el ataque de enfermedades que puedan azotar la tierra y a las semillas. “Este es un proyecto donde vamos a evaluar entre 75 a 90 días, el comportamiento de esas semillas de papa en suelos bajos”, dijo.

Aseguró que posterior a este proceso las semillas se convertirán en básicas y serán trasladadas a un nuevo suelo en el estado Lara o Trujillo donde serán sembradas nuevamente durante otros 75 a 90 días, “ya para el mes de noviembre regresarán a suelos carabobeños donde terminará el ciclo y se convertirán en semillas certificadas que podrán ser llevadas al mercado y consumidas por los venezolanos”, destacó.

Para finalizar, Rodríguez informó que durante la siembra las productoras contaron con el acompañamiento de un técnico del Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (Insai), un técnico de Agropatria, y técnicos de Codecyt, Proinpa y la UTC.

Prensa UTC / Luis Figueroa